Un encuentro para gestores de emociones

wooden-bar-chair-1421339-1279x1705Quienes manejamos información sobre indicadores económicos relacionados con el consumo y la hostelería vivimos en 2015 un rosario de noticias que mostraban una tímida mejoría en el sector. La restauración, termómetro del ánimo social en nuestro país, daba señales de optimismo.

Los records del turismo tiraban del negocio y, poco a poco, el bullicio volvía a los bares y restaurantes contagiados por las noticias positivas.

El cambio de año no ha hecho más que confirmar la vuelta de los consumidores a los bares y el aumento de los tickets medios. Desde luego no de la manera anterior al comienzo de la crisis. Pero sí de forma clara tras años de travesía por el desierto.

Sin embargo, el consumidor por el que hay que ‘pelear’ ha cambiado, y no sólo es que sean más jóvenes y pertenecientes al universo millennial…. el cliente ‘de toda la vida’ también ha mutado en usos y costumbres.

Este nuevo y viejo consumidor que queremos atraer de nuevo a nuestras salas en 2016 elige muy bien sus momentos de consumo. Ha aprendido a valorar el precio de lo que paga y es más exigente.

Tras años de fijarse sólo en el ticket, ahora valora otros factores de la restauración moderna. No sólo exige calidad y un precio justo, sino que vuelve a demandar el cuidado de aspectos del servicio relegados durante la crisis.

Nuevo consumidor
El nuevo consumidor hostelero quiere vivir una experiencia global de la cual forman parte diversos factores: precio y conveniencia; origen y salubridad de los alimentos; innovación en la presentación y la preparación de los platos; personalización de la oferta; respeto al medio ambiente; servicios tecnológicos antes, durante y después del consumo; atención profesional y personal identificado con la marca; ambiente en el que se desenvuelve su experiencia hostelera….

Estos factores obligan a adoptar un nuevo modelo de gestión hostelera que, desde un enfoque multidisciplinar e integral, busca ofrecer una restauración emocional. El camarero, el cocinero, el sumiller, el aparcacoches… todos son gestores de las emociones del cliente en su experiencia global.

Bienvenidos a un nuevo Expo Foodservice, bienvenidos al Expo FoodExperience, el encuentro profesional en torno a la restauración emocional.